Verdades que todos olvidamos demasiado rápido

template_img

Claves para dar sentido al momento más importante de su vida: el presente.

No es necesario ser Sócrates, Platón, Aristóteles o Buda para encontrarse con verdades. Simplemente a través de la reflexión cada uno puede encontrar las suyas propias y aplicarlas a la vida cotidiana para aumentar su plenitud y bienestar.

VERDAD N° 1: El promedio de vida es relativamente corto

Sabemos profundamente que la vida es corta, y sin embargo no dejamos de sorprendernos cuando le llega a alguien que conocemos. En esos momentos solemos pensar cosas como “a partir de ahora voy a aprovechar más el tiempo”, “empezaré a valorar lo que tengo”, “disfrutaré más de cada momento”…pero la mente se distrae rápidamente y en poco tiempo volvemos a la rutina, a las preocupaciones vanas, a los enojos infundados, al pasado que nos ancla o al futuro que nos estresa.

Mantenerse despierto a esta verdad obvia pero desapercibida no conduce al único instante real: el presente. Vivir hoy, sin temores ni ataduras, sabiendo que la mayor pérdida no está en que la vida termine sino en estar vivo sin saber cómo aprovecharlo. Sea valiente. Anímese a los desafíos. Haga una lista de pendientes, de sueños, de proyectos y encamine sus acciones en ésa dirección.

VERDAD N° 2: Sólo vivirá la vida que usted mismo ha creado

Tu vida es sólo tuya. Es el resultado de tus errores y tus aciertos, de lo que hizo y también lo que dejó de hacer. Quizá crea que lo persuadieron a tomar ciertos caminos o que la circunstancias o el destino lo llevaron al lugar en que te encuentras hoy, pero la realidad es que nadie pudo (puede ni podrá) decidir por vos. Por eso es tan importante seguir tus intuiciones y deseos sin miedo de cambiar de rumbo o crear uno nuevo cuando lo considere necesario. Sea productivo y paciente. Cada tanto revisa si estás en donde deseas. Sos el hacedor de tu destino. ¿Estás dispuesto a esforzarte por lo que crees? Esta es tu vida, y esta hecha eternamente de tus decisiones.

VERDAD N° 3: Vivir ocupado no significa ser productivo.

Estar ocupado no siempre es una virtud. Todos tenemos momentos de vorágine, de corridas, de agendas al tope. Por lo general, quienes están saturados de obligaciones suelen tener dificultades para delegar, para priorizar, para decir “no”. Revise cómo administrar su tiempo: ¿le queda espacio para el descanso, la familia, los amigos, algún hobby?, ¿puede disfrutar de lo que hace?, ¿siente que cumple con las tareas más importantes para su día o suele irse a dormir con una enorme lista pendiente?, ¿está satisfecho con su estilo de vida?

VERDAD N° 4: Los fracasos preceden al éxito.

Los fracasos preceden al éxito. Algunos errores son ineludibles. Por más intención, planificación, premeditación que ponga en práctica, en ocasiones es necesario tropezar para aprender de la experiencia. Difícilmente un camino hacia un logro importante esté libre de estos pasos en falso. Si le teme mucho al fracaso, posiblemente no podrá hacer lo necesario para alcanzar el éxito. La diferencia entre un maestro y un principiante es que el maestro ha fallado más veces que el principiante. Investigue la vida de las personas exitosas, descubra cuántas veces han fallado antes de conquistar el éxito. Esté dispuesto a dar lo mejor de usted en cada paso…y si tropieza perdónese, descubra cuál fue el error, evítelo en el futuro y siga adelante.

VERDAD N°5: “Pensar” y “hacer” son dos cosas distintas.

¿Siente que vive pensando en todo lo que tiene que hacer y se cansa de antemano? Cada persona es aquello que hace, no lo que dice que hace o lo que piensa que hará. Los logros no sobrevienen de esperar o de planear sino que son el resultado de la acción y el esfuerzo. Pregúntese qué es verdaderamente importante para usted y después tenga el coraje de dar  pasos a esa dirección. Y recuerde que si espera el momento de sentirse 100% listo para actuar, seguramente esperará toda la vida.

VERDAD N°6:  No espere a que le pidan disculpas para perdonar

La vida se torna mucho más fácil cuando se es agradecido por todas las experiencias, incluso las negativas. Es ir un paso atrás y decir: “gracias por la lección”, incluso si alguien no le pidió disculpas por algún error cometido. Es firmar la paz con los rencores y dolores del pasado y ver que cimentaron el bienestar que goza hoy. Si no es así, trabajar en el perdón le servirá para impedir que aquello arruine su presente. Hacerlo no es justificar algún mal que le hayan hecho ni liberar de la responsabilidad a quien lo hizo. Hacerlo  lo libera a usted mismo de la carga de ser a una víctima eterna y le deja el camino abierto para todo lo nuevo que esté por venir.

VERDAD N° 7: La tarea de quererte no es de otros, es tuya

Más importante que ser amable y atento con otros es serlo con uno mismo. Las personas que se quieren a sí mismas pueden darse nuevas oportunidades, encontrar tus propios valores y virtudes, y reconocer tus limitaciones y defectos pero aún así defender tu derecho a vivir con plenitud. Quien deja estos reconocimientos en manos de otras personas ignora su propio valor y deposita en su entorno el poder de conquistar el bienestar. Mirate al espejo y aceptate tan incompleto como a veces te sientes, tan imperfecto como lo somos todos. Practica con vos mismo la flexibilidad que tienes con quienes amas: atiendete, dedícate tiempo, piensa que cosas te pueden hacer sentir mejor y hacelas.

VERDAD N° 8: Todo cambia a cada segundo

Con esta verdad se cierra el círculo que abrimos con la primera: “El promedio de vida es relativamente corto”. El cambio es inevitable y siempre sucede por por una razón que quizá no esté clara al principio pero que tarde o temprano se revelará. Lo que tiene hoy. ¿Lo tendrá mañana? Nadie tiene respuesta. Nadie tiene ésa respuesta. La gente y las circunstancias van y vienen. La vida nunca se detiene y esa incertidumbre es la única certeza con la que se pueda contar. Así que cuando la vida se presente buena, divertida o tranquila disfrútela. No arruine el momento buscando algo mejor todo el tiempo. Esos raptos de bienestar pueden ser oasis de felicidad siempre que tenga la mente y el corazón abiertos para apreciarlos mientras duran.

  1. Si quieres ganar músculo y perder peso, esta dieta saludable es para tí. Es respaldadas por científicos, además de ayudarte a ponerte en forma, ayuda a reducir ataques cardíacos, te protege de diabetes, asma, reduce la presión arterial, el colesterol, entre otras enfermedades.
    Leer más: http://bit.ly/2bSjaTs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *