Una técnica para cultivar la tranquilidad

yapa11septiembre

Piense en un estado interno que tenga deseos de experimentar más seguido: concentración, seguridad, calma, tranquilidad. Ahora lleve ese estado a una situación de la vida cotidiana; por ejemplo, quiere sentir tranquilidad durante una entrevista del trabajo.

POSTURA. Busque en sus recuerdos una experiencia en la que haya sentido mucha tranquilidad. Por ejemplo, aquella tarde de otoño en que daba una paseos por el bosque o la playa. Póngase de pie y conéctese emoción con su cuerpo adquiriendo una postura que favorezca (el torso relajado hacia adelante, la cabeza a un costado, los brazos estirados hacia arriba… la de su preferencia). Cierre los ojos para revivirla.

CIRCULO DE EXCELENCIA. Ahora, imagina un círculo en el suelo frente a usted y seleccione un color que asocie a ese estado de tranquilidad que quiere lograr. Ese será su círculo de excelencia.

“REVIVAL”. Respire profundamente y dé un paso adelantado entrando en el círculo. Busque revivir la experiencia asociándose plenamente a ese estado. Sea consciente de los pensamientos, sensaciones y emociones que experimentaba cuando paseaba aquel día de otoño. Cuando alcance es estado de tranquilidad haga un gesto sencillo como cerrar una mano o tocarse una oreja. Salga del círculo y sacúdase para desprenderse de ese estado.

GESTOS. Compruebe su círculo de excelencia entrando de nuevo. Cada vez que lo haga active el gesto. Con la práctica cada vez volverá a ése estado con más facilidad.

CONSTANCIA. Volviendo al ejemplo inicial entre en su círculo con el gesto que imagine el momento de la entrevista de trabajo. Actúe con tranquilidad, imagine los detalles del encuentro. Esto te servirá para informar a su cerebro como quiere hacer las cosas y mapear la emoción que necesita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *