Renueva tu espíritu festivo

yapa21dic
1. Aprovecha para encontrar calma

Es una buena oportunidad para buscar paz y serenidad en su interior. De esta manera, podrás brindar lo mejor de vos a los demás sin dudas, rencores ni limitaciones.

2. Realiza un balance

A la hora de llevarlo a cabo es importante adoptar un pensamiento positivo. ¿Qué significa esto? Que en lugar de pensar en las metas no logradas, valora lo realizado y aprende de las experiencias vividas. Por ejemplo, si no alcanzaste el objetivo de bajar los kilos de más que tenías planeado, no te desanimes. Al contrario, deposita tu energía en tratar de mantener tus logros durante las celebraciones y luego retoma tu plan de adelgazamiento. Recuerda que la continuidad es el secreto del triunfo.

3. Prioriza lo importante

A veces la atención recae sobre cuestiones secundarias (las compras, los regalos, el repaso de enojos o cuentas pendientes) quitando el brillo del momento y opacando el verdadero sentido de las fiestas: aprovéchalas como una instancia de acercamiento y unión con tus seres queridos, como una oportunidad de reflexión y calma, de bienestar. La clave está en aprender a disfrutar de lo que te rodea, incluso de los detalles más pequeños… y si tienes planes que te desbordan acomódalos a tu realidad. Siempre estarás a tiempo de cambiar lo que deseas.

4. Reconcíliate con su pasado

Mira tu historia y deja atrás los viejos rencores. Aunque es verdad que no puedes cambiar lo que pasó, sí puedes dejar ir esos pensamientos o recuerdos que te causan dolor. Situaciones de roces, lágrimas, discusiones y conflictos suelen dejar una enseñanza… de vos depende el poder aprenderla, dar vuelta la página y seguir adelante.

5. Renace a una vida nueva

Aprovecha el significado de la Navidad y date la posibilidad del nacimiento de una nueva vida… la tuya, mejorada. Siempre es posible renovarse, crecer y permitirse nacer de nuevo. Sin importar la edad que tengas, nunca es tarde para celebrar la maravilla de una segunda oportunidad, cambiando de un día a la vez.

6. Transmite tus vivencias

Recuerda las Fiestas de tu infancia y cuéntaselas a tus hijos o a sus nietos. Estarás contribuyendo a la memoria familiar.

7. Brinda

Antes de las Fiestas hacé una lista escribiendo todas las cosas con las que has sido bendecido: un amor, un hijo, un amigo, un trabajo, una mascota, un viaje, el amanecer, la música, un aprendizaje nuevo… Y a las 24 levante la copa y agradezce por todo lo que tienes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *