Ocho regalos que no cuestan nada y valen mucho

yapa5dic

Están al alcance de todos y tienen un efecto poderosísimo.

1) El regalo de escuchar.
Realmente escuchar, sin interrumpir, bostezar ni criticar. Sólo escuchar.

2) El regalo del cariño.
Ser generoso con besos, abrazos, palmadas en la espalda y apretones de manos; estas pequeñas acciones demuestran el cariño por su familia y amigos.

3) El regalo de la sonrisa.
Si llenamos nuestra vida de imágenes con sonrisas, dibujos, caricaturas, nuestro regalo dirá: “me gusta reír con vos”.

4) El regalo de las notas escritas.
Puede ser un simple “gracias por ayudarme”. Un detalle como éste puede ser recordado como algo significativo en la vida.

5) El regalo de un cumplido.
Un sincero “te queda muy bien el rojo”, “qué buen trabajo hiciste” o “tu comida estuvo riquísima” pueden hacer especial un día.

6) El regalo del favor.
Propóngase hacer un favor cada día. El primer agasajado será usted.

7) El regalo de la soledad.
Hay días que no hay nada mejor que estar solo. Sea sensible, manténgase atento a esa necesidad y haga ese regalo o solicítelo a los demás.

8) El regalo de la atención.
La forma más fácil de hacer sentir bien a la gente es decirle cosas que no son difíciles de decir como “buen día”, “¿cómo estás?” y “muchas gracias”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *