¿La vacaciones engordan?

yapa11ene

Durante los meses de verano, y especialmente en vacaciones, solemos abandonar un poco la rutina, reducir las obligaciones y flexibilizar el control de los hábitos saludables. Aumentan las salidas a comer, las cantidades, la ingesta de alcohol y el exceso de grasas y dulces. Al final del verano llega la factura, en forma de kilos de más. ¿Cuántos? En promedio, unos 3 kilos cada verano.

Aunque la cantidad que se suele engordar no es para todos igual, “la media son unos 3 kilos”, explica el doctor Alber Lecube, coordinador del grupos de obesidad de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

El principal motivo es “el abandono de los hábitos que se van adquiriendo durante el año“, como comer en forma moderada, no picotear entre coidas o evitar los alimentos ricos en hidratos de carbono y calorías.

“No es que esté mal relajar un poco los hábitos en vacaciones, pero debemos tener en cuenta que si tomamos esta decisión deberemos lidiar con unos kilos de más al final del verano. Al volver al año de trabajo también será preciso recuperar la rutina de cuidado en la alimentación. Habrá que volver a ser más cuidadoso con lo que uno come, en el día a día”, dice Lecube. Para ello propone aumentar la cantidad de agua ingerida para favorecer la expulsión de toxinas a través de los riñones, evitar la comida grasa, reducir el consumo de alcohol y azúcar, y limitar el consumo de sal.

A la hora de ponerse a dieta, recomienda tener cuidado con las “dietas milagrosas”, que proliferan antes y después de la época estival. “Los kilos no se pierden con la misma facilidad con que se aumentan; perder peso requiere un esfuerzo”, aclara.

Asimismo, los expertos aconsejan no saltear ninguna comida, incorporar frutas y verduras y hacer actividad física a diario.

Al final del verano llega la factura, en forma de kilos de más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *