La actitud es clave para bajar de peso y mantenerse

yapa30mar

Pide lo que necesitas, maneja las situaciones conflictivas, planifica comidas, anota objetivos y logros… Cómo actuar para alcanzar tus metas.

Alcanzar el peso que te propones será mucho más sencillo si practicas actitudes que refuercen tu motivación y realimenten tus ganas de verte mejor. Actitudes que faciliten ver las situaciones con una nueva mirada, que te permitan actuar diferente e incorporar hábitos más convenientes.

Sos es dueño de adoptar las actitudes que necesites para ir hacia tu meta propuesta. No dejes de elegir. Y elige aquello que sea bueno para tu objetivo de bajar de peso.

Algunas ideas que puedes adoptar:

* Ensaya cómo ser asertivo en alguna situación conflictiva.

¿Qué es la asertividad? Ser amable sin perder de vista sus necesidades . Por ejemplo, si siempre que vas de visita a la casa de determinada persona comes torta para no ofender a tu anfitriona, proponete responder con firmeza, simpatía, sin fijar la vista en la comida y mirando a los ojos del interlocutor: “Te agradezco, sé que la preparaste con todo tu cariño y que queres lo mejor para mí. En este momento, lo mejor para mí es cuidar mi alimentación porque…(aquí completa a voluntad: tengo el colesterol alto, tengo diarrea, me duele el estómago, etcétera)”. Para lograr mayor convicción, a modo de ensayo hace una representación mental anticipada de cómo será la situación.

* Registra cómo comen otras personas.

Observar tanto a gordos como a delgados le permitirá encontrar muchos puntos en común y otros diferentes con tu forma de comer. Suele ser más sencillo detectar conductas inapropiadas en los otros que en uno mismo.

* Mirate antes de abrir la heladera.

Coloca en la heladera una foto o leyenda positiva que te recuerde su intención de cuidarte.

* Planifica tus comidas.

Comer “lo que había en la heladera” casi siempre es comer lo que engorda. Para prevenir ese momento, escribe lo que va a comer y asúmelo como un compromiso serio. Puedes hacerlo por la mañana, antes o después de cada comida.

* Escribe lo que evitaste comer durante el día.

Hace una lista de las “picadas” que lograste evitar y felicítate por ello.

* Pide ayuda.

Pide a tu familia que colabore con tu plan y comenta con ellos la información nutricional que recibes en el grupo o te dan los profesionales. Si notas que tus allegados no se involucran o sabotean tus proyectos, reafirma tus objetivos y sigue adelante con lo que te hace bien.

* Anota.

Registra en forma escrita otras actitudes que te hayan dado resultado.

* Observa tus dificultades.

Repasa las situaciones en que más frecuentemente te sales del plan, anótalas y coméntalas en tu grupo o con tu nutricionista con el fin de buscar una solución práctica.

Responder a Valeria Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *