El reengorde y cómo prevenirlo

yapa13jul

Después de adelgazar hay que seguir atento a las conductas y actitudes de riesgo. Relajar el autocontrol podría iniciar un proceso creciente de pequeños deslices que desencadene una subida.

Quienes han logrado adelgazar y mantenerse saben el esfuerzo que han invertido en ello, y el merecido logro que disfrutan. También conocen el miedo a volver a engordar, un sentimiento persistente que a veces genera vulnerabilidad y puede abrir las puertas a la recaída.

La posibilidad del reengorde se mantiene latente, esperando que el sujeto en cuestión relaje sus mecanismos de alerta. Por eso, a medida que se baja de peso es necesario desarrollar habilidades para manejar las situaciones de riesgo y prevenir experiencias desagradables.

¿A qué se llama situación de riesgo?

A cualquier situación que genere la posibilidad de comer de más. Algunos ejemplos podrían ser la presencia de comida, estados de ánimo negativos o exultantes, estrés, depresión, autocompasión, expectativas irreales, jactancia, vacaciones, fiesta, salida, demasiada rigidez o flexibilidad con el plan.

La prevención del reengorde consiste en armar estrategias de autocontrol para fortalecer el cambio de conductas que se está practicando. El objetivo es poder anticiparse y revisar las conductas y actitudes que puedan conducir a tropezones.

El reengorde, siempre al acecho

El reengorde no sucede de un día para otro. Es el resultado de un proceso, una cadena progresiva de conductas, actitudes y eventos que se inician mucho antes de que la persona que adelgazó comience a aumentar nuevamente.

Aunque resulta difícil establecer claramente dónde empieza, el reengorde forma parte de la enfermedad: responde a la tendencia natural del organismo a buscar su peso anterior, el que quedó grabado en esa registradora a la que se llama adipostato.

El proceso puede iniciarse como consecuencia de algún factor estresante, un cambio positivo o negativo, pensamientos, sentimientos o conductas que comienzan a dar lugar a pequeños deslices o tropezones.

Si la persona está atenta a esas modificaciones y las reconoce podrá corregir el rumbo. Salir bien parado de una situación de riesgo genera una amplia sensación de eficacia y renueva las energías para seguir el tratamiento.

Señales de alerta

Comida

PROBLEMA
* Ir aumentando el tamaño de las porciones.
* Dejar de realizar las seis comidas diarias.
* Empezar a picar.

SOLUCIÓN
* Planifique las comidas, incluidas las colaciones.
* Pese los alimentos.
* Saque fotos de las porciones indicadas.
* Pida ayuda al grupo, un compañero, nutricionista o médico.

Movimiento

PROBLEMA
* Disminuir la frecuencia de la actividad física.
* Comenzar a faltar a las sesiones con argumentos como la lluvia, el frío, el calor, cosas que hacer, etc.

SOLUCIÓN
* Cambie el tipo de actividad física.
* Fraccione la actividad en períodos más cortos.
* Busque un acompañante que lo ayude a asistir a las clases o que camine con usted.

Herramientas

PROBLEMA
* Pesarse con menor frecuencia.
* No realizar la curva de peso.
* No registrar comida y movimiento.

SOLUCIÓN
* Fijarse día y horario para pesarse.
* Retomar la curva de peso.
* Retomar el registro de comida y movimiento.

Relación con el cuerpo

PROBLEMA
* Dejar de mirarse al espejo.
* Evitar que le saquen fotos.
* Dejar de comprarse ropa.
* Decir que la ropa achicó.

SOLUCIÓN
* Observe honestamente su ropa ¿le queda igual que antes?
* Compruebe qué prenda dejó de ponerse y téngala a la vista.
* Sáquese una foto y déjela a la vista.

Autoconversación

PROBLEMA
* “Hoy como, mañana vuelvo a cuidarme”.
* “Este poquito qué me va a hacer…”
* “Un bombón no te lo regalan todos los días…”

SOLUCIÓN
* Estar atento a este tipo de pensamientos que aparecerán como parte del proceso de cambio.
* Comente estos pensamientos con una persona dispuesta a apoyarlo.

La prevención del reengorde consiste en armar estrategias de autocontrol para fortalecer el cambio de conductas que se está practicando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *