¿Dieta en vacaciones de julio?

yapa27jul

Descansa, comparte tiempo con tus hijos y no pretendas hacer un plan super estricto. Sugerencias para pasarla bien y volver sin kilos extra.

Si tienes la posibilidad de tomarte un descanso durante el invierno, ¡felicidades! Las vacaciones de mitad de año son una buenísima oportunidad para disfrutar y compartir tiempo y actividades con tus hijos.

Por eso, la idea no es pasarlas a dieta estricta. Pero tampoco destruir en una semana tus esfuerzos anteriores. Busca un término medio: con unos pocos trucos simples puedes arreglártelas para disfrutar al máximo y luego volver a la rutina sin kilos de más.

* Planifica las comidas propias y familiares.

Si vas a salir de paseo calcula bien los horarios para poder hacer ingestas ricas y saludables en algunos momentos. Lleva mini viandas como frutas, barritas de cereal, sándwiches de pan integral, alfajores light, bebidas light, agua fresca.

* El restaurante del hotel.

Si va a hospedarte en un hotel, esta alerta con las comidas que ahí ofrecen. En el desayuno, pide tostadas en vez de medialunas. Elige ensaladas o caldo para comenzar las comidas, acompaña las carnes (magras) con verduras, evita salsas y alimentos fritos, prefiere una ensalada de frutas antes que un flan con crema. Disfruta de no cocinar y come con tranquilidad.

* Las porciones justas.

Si el hotel tiene tenedor libre, el control será más difícil: hay que vencer el “ya que pagué, lo voy a aprovechar al máximo”. ¡Piensa que no será la última vez que comas! Sírvete una sola vez, y no llenes tu plato al tope. Evita ir a ver la mesa de tortas; si los postres lo pierden, pide a otra persona que te traiga una porción chica ya servida. Elige con serenidad los alimentos más bajos en calorías. Piensa en sentirte liviano y sin culpa.

* Comidas diferentes.

A veces las vacaciones son la oportunidad para probar nuevos tipos de frutas, hortalizas, pescados y mariscos. El plato colorido asegura más variedad de vitaminas.

* Diviértete.

Mantete en movimiento. Nadar, caminar, salir en bicicleta, hacer trekking, esquiar, hacé cualquier actividad menos salir del cine para tirarte en el sofá a mirar televisión o leer todo el día. La actividad deja menos tiempo para pensar en la comida y ayuda a quemar calorías. ¿Qué tal probar un nuevo deporte o tipo de gimnasia? ¿Buceo, surf, pilates? Si vas con niños, juega con ellos en vez de simplemente mirarlos. Busca nuevas experiencias.

* Para la vuelta.

Es posible que cometas algunas transgresiones durante las vacaciones. A la vuelta, no te alarmes, pero cuanto antes poné en práctica su plan habitual, mejor. No dejes de pesarte, y si la balanza acusa un incremento, ¡no te acostumbres a ese nuevo peso! En breve consulta a tu nutricionista o al grupo o llama a alguien que sepas que puede ayudarte con esos consejos que te pondrán otra vez en camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *