Diagrama tu estrategia prefiestas

yapa9dic

* Anota la fecha de comienzo de este plan prefiestas.

* Estudia cuidadosamente tus registros de peso y comida (si los tienes) de una, dos o tres semanas previas.

* Decide una cantidad de peso realista para bajar -o proponete simplemente no engordar– en este período. Cuidado con excederte en la ambición: 500 gramos semanales suele ser lo máximo que podemos pretender bajar en esta época.

* Elige instalar algún otro hábito que mejore tu calidad de vida, más allá de la alimentación. Puede ser el comienzo de un plan de caminatas, subir y bajar escaleras, empezar clases en el gimnasio o retomar sus clases de natación. Olvidate del auto por un tiempo o bajar del colectivo dos paradas antes puede ayudarte a iniciar un plan de movimiento.

* Toma en cuenta las reuniones prefiestas y planifica permisos para cada encuentro social gastronómico. Sería irreal pretender no probar bocado o no beber ni una gota en el brindis con los compañeros de trabajo: es más realista ponerse límites concretos en el comer y el beber. Por ejemplo, proponete tomar sólo una copa y comer sólo un sándwich y una masita; aléjate de la mesa, bebe mucha agua, dedícate a conversar y pasala bien.

* Lleva un registro semanal de peso y alimentación con más fuerza que nunca. Estos registros bien pueden ser por el momento los únicos cables a tierra que le recuerden tu compromiso. Ten presente que el propósito de los registros no es castigarte por lo mal que andas, sino tomar un compromiso y observar tu propia evolución para superar inconvenientes.

Busca ayuda en otras personas que estén en su misma situación. Mantenete en contacto con ellos aunque sea por teléfono.

La organización, una alidada de la dieta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *