Cosas que hacen las personas exitosas… y como copiarlas. Tercera Parte

yapa17octubre
EVITAN LA TRAMPA DEL PERFECCIONAMIENTO

La autoexigencia desmedida no es sinónimo de calidad sino una barrera y una aliada de la postergación. “Cómo no puedo hacerlo al 100%, no lo hago”. El desánimo de no ser perfectos lleva a la frustración, reduce el ánimo de asumir nuevo retos o incluso de terminar tareas comenzadas. Las personas exitosas, sin embargo, saben que el mundo real no recompensa a los perfeccionistas sino a quienes hacen las cosas. Y la única manera de hacerlas es aceptarse imperfectos y esforzarse para reducir sus limitaciones y aumentar sus chances de éxito.

QUÉ PODEMOS HACER?
Tomar decisiones, aceptar los traspiés, aprender de los resultadis y repetir este método una y otra vez (evitando tropezar dos veces con la misma piedra). “Lo ideal es enemigo de lo bueno”.

SALEN DE SU ZONA DE COMFORT

Mientras la mayoría de las personas son renuentes al cambio simplemente porque piensan que no están listas o porque les genera incomodidad o pereza (en el fondo saben que puede requerir un esfuerzo adicional, una adaptación, enfrentarse a algo desconocido), los exitosos aceptan una realidad: nadie se siente 100% listo cuando surge una oportunidad. Sin embargo, prefieren esa incomodidad pasajera porque los obliga a crecer emocional e intelectualmente y porque salir de su zona de confort puede representar el desafío necesario para conquistar un nuevo logo.

QUÉ PODEMOS HACER?
El desarrollo personal y el éxito suelen venir de la mano de nuevas oportunidades. Aceptar que la incertidumbre y el temos son inevitables. En vez de esperar estar 100% listo, aprender las habilidades necesarias para aumentar las chances de éxito.

CELEBRAN LAS MEJORAS PEQUEÑAS

Las personas exitosas tienen grandes ambiciones o planes, pero están dispuestas a hacer cambios pequeños y positivos para alcanzarlas. Llevado al estilo de vida, sería algo así como comer un poco más sano, hacer un poco de ejercicio a diario, tomar un poco más de agua…Es una manera efectiva de alcanzar progresivamente el éxito al que aspiran. Al comenzar de a poco, tampoco se necesita mucha motivación: el simple acto de empezar y hacer algo otorga el impulso necesario para iniciar una espiral de cambios más grandes y profundos.

QUÉ PODEMOS HACER?
Con la meta real en mente, diseñar pequeños pasos hace el éxito y sostenerlos con perseverancia. Reconocer los logros intermedios aumenta la motivación y mantiene la acción. “Un camino de mil kilómetros empieza con el primer paso”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *