¡Basta de mala onda!

yapa31oct

Buenas noticias para tomar el impulso necesario y cuidar el peso.

La mayoría de las enfermedades relacionadas con nuestro estilo de vida no producen síntomas hasta que es demasiado tarde.Aunque hay numerosas formas de prevenirlas en nuestra vida cotidiana, nada reemplaza al chequeo del médico.

Con un mínimo de esfuerzo de nuestra parte podemos saber qué es lo que anda mal en nuestra salud y cómo comenzar a corregirlo. Muchas personas le tienen pánico al consultorio y la sola idea de tener que aguantar un pinchazo para hacer un análisis clínico las pone nerviosas. Lo que estas personas no suelen tomar en cuenta es que mientras menos consultas y chequeos hagan menos chances tendrán de resolver sus problemas de salud a tiempo.

Por querer aliviar dos cortas visitas al médico y un pinchazo puede terminar con una larga internación y múltiples pinchazos. No parece un buen negocio…¿no? Ahora bien. Supongamos que en la consulta el médico sugiere bajar unos kilos…

Las investigaciones en el campo de la medicina y el sobrepeso demuestran que tan solo bajando entre el 5 y el 15% del sobrepeso -para muchos, apenas 5 a 10 kilos- se pueden lograr importantes mejoras en la salud y la calidad de vida. (¡Incluso algunos se libran de los ronquidos!)

Los beneficios de construir un nuevo y mejor estilo de vida van más allá del peso y de la prevención de las enfermedades. También implican:

  • más energía
  • mayor autoestima
  • mejor vida sexual y bienestar general.

Esto nos permite no sólo andar más delgados por la vida sino también:

  • ser más activos
  • disfrutar más de la vida y de nuestros hijos,
  • hacer más cosas en vez de pasarnos el día sentados frente a la pantalla.

Bajar de peso también ayuda al bolsillo. tener enfermedades relacionadas con la obesidad y el sobrepeso requiere un tratamiento médico: consultas, medicación, internaciones y en algunos casos intervenciones quirúrgicas. En cambio al prevenir las enfermedades, ahorramos dinero.

Prevenir no sólo es mejor que curar. Entonces si el médico recomienda bajar esos kilos, en vez de pensar “por qué a mí”, mejor poner manos a la obra.

El sobrepeso y las enfermedades relacionadas con el estilo de vida se pueden evitar. Y no hace falta morirse de hambre para ello. Con una buena alimentación y buenos hábitos de movimiento resultará más fácil, más natural y más sustentable alcanzar un peso sano; en vez de recetas “mágicas” que prometen soluciones rápidas pero que son ineficaces a largo plazo.

Dr Adrián Cormillot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *