¡Abandona la culpa!

yapa8jun

El sentimiento de culpa surge cuando se transgrede alguna regla del código moral o social establecido. Tanto es así que, con frecuencia, las personas nos sentimos culpables cuando pensamos que no hemos cumplido con las expectativas o normas impuestas por la familia, los padres, los amigos, las instituciones religiosas o educativas. Es justamente ese choque entre la imagen idealizada -lo que se debería ser o hacer- y la imagen real -lo que se es o se hace-, el detonante principal de este sentimiento.

¿Quién no se ha sentido culpable alguna vez? La culpa en sí misma no es mala. El problema aparece cuando se torna constante y se convierte en un obstáculo para la vida cotidiana. Cuando, ante cualquier situación, surgen fuertes autocríticas y autocensuras de pensamientos, sentimientos y comportamientos deseados.

¿Cómo liberarse de la sensación continua de estar en falta? Vea el siguiente ABC.

A. Abandona el pensamiento dual.

Cuestiona la creencia de que las cosas están bien o mal, que todo es “blanco o negro”. Recuerda que en la vida también hay matices. En todo caso, lo importante es valorar lo que se tiene y aceptar que haces lo mejor que puede en cada situación. Errar es humano; equivocarse, en ocasiones, es el primer paso para crecer.

B. Busca el equilibrio.

La autoexigencia desmedida suele ir de la mano con el acto de permitir que los demás piensen y esperen lo máximo de vos. Además, acentuar siempre lo que falta por hacer en lugar de lo que se ha logrado hace que la persona se culpe a sí misma o a los demás por no haber alcanzado la perfección, el ideal. Se trata de una quimera: no es real que todo sea perfecto, libre de conflictos.

C. Comienza a hacer lo que te gusta.

Muchas veces se postergan cosas por temor a lo que otros piensen o porque ese deseo no coincide con las expectativas ajenas. Revisa qué cosas dentro de esta categoría está postergando (¿una carrera?, ¿un viaje?, ¿una salida?, ¿un hobby?) y anímate a ponerte en acción.

* Por la Dra. Edith Barinaga.

Abandona el sentimiento de culpa de una manera positiva, y siéntete libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *