5 Pasos para favorecer el descanso

yapa27marzo

Paso 1: Apagar todo. Aunque lo ideal es no llevar la computadora de vacaciones y anular la posibilidad de recibir mails y alertas en el celular, lo mejor es comenzar de a poco. Por ejemplo, desenchufándose durante 48 horas. Evitar encender la computadora y usar el teléfono solo si es indispensable. Es la condición fundamental para que el cerebro se reprograme en modo “descanso”. Avisar en las redes sociales y vía e-mail con su correo automático que durante el lapso de vacaciones se estará sin acceso a la red. Si esto produce inquietud, dejar una casilla para casos de emergencia. Si se está tomando sol o disfrutando del paisaje pero la mente sigue on line, no es suficiente.

Paso 2: Sacarse el reloj. El reloj y la agenda, junto con las alarmas del celular, son artefactos relacionados con la rutina de todo el año. Darse el permiso de despertar cuando plazca, comer cuando se sienta hambre, entregarse a la siesta si se tienen ganas…Salvo que sea necesario tomar una medicación, por ejemplo, es importante liberarse de las ataduras del tiempo.

Paso 3: Cambiar la sintonía a propósito. Si le gusta leer, lleve una novela de su autor favorito o aquel libro que tanto le remendaron siempre que no se relacione con su tarea habitual. De lo contrario su mente no podrá advertir el corte que proponen las vacaciones y seguirá en estado de alerta. Si durante el resto del año lleva una vida atada al escritorio camine, pasee en bicicleta, alquile un bote, busque alternativas diferentes y físicamente activas.

Paso 4: Respetar el descanso. Algunas personas provechan las vacaciones para aumentar la vida social. Los encuentros y las salidas se multiplican dejando poco espacio para la calma. Cuidado, es importante que los compromisos no aprieten la agenda porque sino seguirá sintiendo presiones y vivirá a las corridas.

Paso 5: Volver con tiempo. Regresar al menos 24 horas antes de reanudar la tarea permite una adaptación posterior al viaje. El cambio de horario y el final del período de descanso acentúan cambios de hábitos que pueden influir en el estado anímico. A veces es posible sentir cansancio, alteraciones en el sueño y en el humor hasta 5 días posteriores al comienzo de la rutina. Paciencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *