Archivo del mes: abril 2015

Ser asertivo

yapa27abr

¿Vivis pendiente del qué dirán? ¿Soles callar lo que pensas para evitar enfrentamientos? ¿O sos capaz de decir “no” sin sentir culpa y expresar lo que siente a cada momento? Muchas personas suelen estar más atentas a la aprobación de otros que a ocupar su propio lugar. Cuando, en realidad, tomarse un tiempo para responder una pregunta, sugerir un encuentro o decir que no, por ejemplo, puede encerrar una actitud positiva. Leer todo el artículo…

Cuando comer produce culpa…

yapa20abr

Detectar qué otra emoción se esconde detrás de la culpa puede ser el primer paso para firmar la paz con la comida.

En el acto de comer es muy frecuente que se pongan en juego manifestaciones emocionales como placer o malestar. Comer en exceso suele ser una usina de culpa, no sólo en quienes tienen necesidad de adelgazar o están llevando adelante un plan, sino también en personas que no sufren ningún trastorno alimenticio. ¿Quién no ha sentido remordimiento alguna vez, en mayor o menor intensidad, luego de comerse una suculenta porción de torta? Leer todo el artículo…

Cómo repuntar cuando todo sale mal

yapa13abr

Los aprendizajes, las personas queridas, tu trabajo, tu mascota, tu salud, tu capacidad de esfuerzo, tus bienes materiales… ¿todo te fue dado o es la consecuencia de una conquista personal? Si te cuesta mirar el medio vaso lleno o no encuentras razones para sentirte agradecido, estas líneas son para vos.

“Siempre que llovió, paró”, “No hay mal que dure cien años (ni cristiano que lo aguante)”, “No hay mal que por bien no venga”… ¿Cuántos refranes de este tipo conoce? Aunque los repetimos automáticamente, cuando todo parece cuesta abajo no solemos detenernos a pensar cuánta verdad encierran. Leer todo el artículo…

Para adelgazar, sea creativo, práctico y realista

yapa6abr

Supongamos que deseamos probar nuestra creatividad al hacer un puchero. La combinación dependerá de nuestra imaginación. Y también de las posibilidades.

Claro, no podrá llevar dulce de leche, chocolate o helado. Tampoco utilizaremos una sartén, ni una pava, sino una buena cacerola. No lo pondremos en la heladera sino en el fuego. Y, finalmente, después de cocinado no lo serviremos en vasos sino en platos que permitan comerlo con tenedor y cuchillo, y no con cuchara. Leer todo el artículo…