¿Puedo moverme bien?

yapa29mayo

La capacidad física de movimiento cotidiano ayuda a tomar consciencia de cuán satisfactoriamente usamos nuestro cuerpo.

Todos sabemos que una vida más activa es sinónimo de una vida más sana. Aquí no hay mitos: el estado de salud, la longevidad, el buen sentido del humor y hasta la sexualidad guardan una íntima relación con un estilo de vida activa. Incluso la recuperación de las enfermedades es más rápida cuando la persona se ejercita en forma regular. Ahora bien…¿cuál es nuestro nivel de habilidad para los movimientos diarios? Leer todo el artículo…

Combatir “la pancita” y estar más saludable

yapa15mayo-2

Reducir la obesidad abdominal ayuda a disminuir el riesgo cardiovascular.

Decían las abuelas que la destreza en la cocina es un condimento importante para atraer a un futuro marido, porque la panza y el corazón están directamente relacionados. Ya por razones de salud, hoy las evidencias científicas apoyan dicha conexión: está demostrado que el exceso de grasa en el abdomen aumenta la probabilidad de sufrir problemas del corazón, y que cada centímetro que se reste de la cintura (equivalente aproximadamente a un kilo de peso bajado) reduce el 1,5 por ciento del riesgo cardiovascular. Leer todo el artículo…

Conquistar lo imposible…. un desafío 100% razonable

yapa17abril

Es cierto. Las cosas literalmente “imposibles”, existen. Son aquellas que no tienen forma de llevarse a cabo por ningún medio, con ninguna estrategias y de ninguna manera. Es decir: nunca fue posible ni lo será, salvo que cambie alguna condición del entorno que permita convertirlo en posible. Algunos ejemplos serían leer todos los libros que se publican en el mundo, correr más rápido que la velocidad de la luz, o teletransportarse. Leer todo el artículo…

5 Pasos para favorecer el descanso

yapa27marzo

Paso 1: Apagar todo. Aunque lo ideal es no llevar la computadora de vacaciones y anular la posibilidad de recibir mails y alertas en el celular, lo mejor es comenzar de a poco. Por ejemplo, desenchufándose durante 48 horas. Evitar encender la computadora y usar el teléfono solo si es indispensable. Es la condición fundamental para que el cerebro se reprograme en modo “descanso”. Leer todo el artículo…